iCab: Requiem por un motor de visualización web

Este artículo es una traducción de una entrada lamentando la desaparición del motor de visualización web de iCab 3 en la bitácora افكار و احلام (A journal at al-Qâhira fî Amrîkâ) de Smokey Ardisson. Ardisson es uno de los desarrolladores de Camino, el navegador web basado en el motor de visualización web Gecko del projecto Mozilla, y esta entrada coincidió en el tiempo con el anuncio de la que será la muerte definitiva del navegador Netscape a partir del 1 de Febrero de 2008.

Mientras el de la web está haciendo notar la ignominiosa y definitiva muerte del navegador que se hizo con uno de los más importantes nombres de la Internet de _antes de la guerra, yo quisiera lamentar la muerte de algo diferente, la de un motor de visualización web notorio aunque nunca demasiado sonado.

Hoy [01/01/2008] es el día del lanzamiento oficial de iCab 4.0, que utiliza WebKit como motor de visualización web. La nota que le acompaña, y que urge a todos quienes utilicen Mac OS X 10.3.9 o superior a que se pasen a iCab 4, es una señal bastante clara de que el motor de visualización de iCab 3 ha llegado al final de su trayecto.

iCab 3 hizo su primera aparición semi-pública (entre los usuarios registrados de iCab) hacia finales de Diciembre de 2004, y disponía de un motor de visualización completamente reescrito que presumía de un soporte de CSS 2.x que no era inferior al de ningún otro navegador y mostraba la red tal y como se pretendía en 2004. Con todo el bombo y platillo con el que se recibió en su día el soporte de Safari a la propiedad CSS text-shadow, iCab fue más allá y soportó esa propiedad de forma más correcta y exhaustiva.

Otras cosas que recuerdo acerca del soporte HTML/CSS de iCab 3 era la propiedad inline-block (que no estará disponible en el motor Gecko hasta la futura versión 1.9), y una correcta visualización de las etiquetas <q> en diferentes idiomas, sin necesidad de esfuerzo adicional por parte del autor (algo que ni Gecko ni WebKit podían hacer) más allá de especificar el idioma del elemento. Y, a diferencia de WebKit o Gecko, el texto insertado mediante pseudo-selectores CSS (como marcas de cita con la versión correcta según las preferencias internacionales, necesarias para una visualización correcta en WebKit y Gecko) se podía tanto seleccionar como copiar, de modo que en ningún momento el contenido, que tenía que meterse con calzador en la presentación para soslayar otros errores en aquellos motores de visualización, pudiera perderse.

Seguro, iCab tenía su propia lista de errores, algunos de los cuales persistieron hasta el final. Aún así, la tardía aparición semi-pública de la primera versión previa de iCab 3 (hace un par de años, creo, tras el primer anuncio como próximo sucesor de iCab 2) hizo que se volvieran montones de cabezas. Más allá de decir ”ya no se puede descartar a iCab como ‘no es un navegador moderno,’” iCab 3 funcionaba en versiones del Mac OS tan viejas como la 8.5 (sí, ése es el Mac OS “clásico” Mac OS; la versión 8.5 se lanzó en Octubre de 1998), y prometía una navegación moderna en todos los Macs PowerPC (¡los primeros de los cuales fueron lanzados en Abril de 1994!).

El otro hecho notable logrado por el motor de visualización web de iCab 3 fue convertirse en el segundo motor web en pasar en Mayo de 2005 el test Acid2 de cumplimiento de varios estándares web [tras WebKit, n. del T.], siendo el primero en lanzar una versión semi-pública (disponible para todos los usuarios registrados a partir del 20 de Mayo de 2005).

Habiendo puesto por delante sus fortalezas, llega el momento de recordarle a todo el mundo el hecho más asombroso acerca de iCab: todo esto lo hizo una única persona, Alexander Clauss.1

A pesar de todos los obstáculos que la web moderna ponía por delante a los desarrolladores de navegadores, el hecho de que un hombre pudiese escribir por sí solo todo un motor de visualización web que estaba a la par de los grandes, y funcionaba compilado nativamente desde Mac OS 8.5 a Mac OS X 10.5 no está lejos de ser un milagro.

iCab el navegador nunca tuvo una interfaz de gran belleza, pero era funcional e incluía varias características innovadoras, muchas de las cuales, hasta donde yo sé, aún no se han reproducido:

  • Más reconocido por su poderoso, aunque de curioso manejo, gestor de filtros, iCab fue uno de los primeros en proporcionar bloqueo configurable de anuncios, scripts, y de ventanas de aparición automática.
  • iCab también detectaba si una página cargada desde el disco duro había cambiado, y la recargaba automáticamente, lo que le ahorraba cientos de miles de pulsaciones de teclas y clics al desarrollo web. Eso, y el validador de HTML (responsable de su famosa “sonrisa”) hacían de iCab el amigo de los autores.
  • iCab también fue pionero de un formato “abierto” y fácilmente portátil de archivo web; a diferencia de Gecko, iCab no reescribía páginas, ni olvidaba incluir archivos enlazados, ni hacía necesario recopilar archivos y carpetas antes de su transferencia, y a diferencia de Internet Explorer, un archivo web de iCab era un archivo comprimido .zip que podía pasarse a cualquier ordenador y ser descomprimido y utilizado fácilmente.
  • El gestor de descargas de iCab era casero y complejo, pero fuero uno de los primeros en permitir descargas que se pueden dejar a medias y recuperarse (en contraste, la próxima versión Firefox 3 por fin soportará esta característica). Se podía también “descargar” toda o parte de una web, bien como páginas individuales o como archivo web.
  • En iCab “No cargar imágenes”/“Cargar imágenes” funcionaba correctamente: era posible desactivar la carga de imágenes por defecto, y luego cargar imágenes individuales si así se deseaba, algo de lo que se han olvidado los navegadores modernos. Y el modo “desconexión” de iCab era realmente funcional a mediados de los 2000.
  • Una de las innovaciones más recientes de iCab fue la capacidad de indicar visualmente el destino de un enlace interno de una página (por ejemplo, el enlace anterior que apunta a la nota al pie). Propuesto en la lista de correo de iCab por el usuario Daniel Beardsmore, se implementó en iCab 3 como una barra azul claro que se desvanece sobre el destino del enlace en la página.

Y todo esto mantiendo el motor al día en el siempre cambiante mundo de la visualización de páginas web.

Lo asombroso es que parece que la mayoría de estas características se han mantenido en el nuevo iCab 4 basado en WebKit, y es posible que, liberado del trabajo de escribir un motor de visualización Web, Mr. Clauss pueda seguir innovando a mayor ritmo—si es que luchar con las peculiaridades y fallos de tres versiones de WebKit no se come su tiempo.

Al final, es posible que las oleadas de olfateadores de navegadores que plagan la “Web 2.0”, junto a una implementación lenta y algo defectuosa de Javascript/DOM (tecnologías en las que se basa la “Web 2.0”), hayan sido demasiado para el casero motor de visualización web de iCab.

Aún así, es un día triste en los tres años de vida2 de uno de los más asombrosos motores de visualización web que el mundo jamás haya visto—y porque representa el final del desarrollo de navegadores para el Mac OS clásico. Brindemos por la desaparición de uno de los últimos motores de visualización web independientes, por sus éxitos, y por los buenos días de navegación que nos dio. Adieu….

 


 

1. iCab 3 utilizaba el motor externo de JavaScript InScript, escrito por Thomas Much.

2. El motor de visualización web de iCab es, por supuesto, más viejo, con origen en el CAB para los Atari (TOS) de mediados de los 90, y llegó al Mac a finales de 1998/principios de 1999. De la misma forma en que Gecko era un motor de visualización web totalmente diferente del motor de Netscape 0.x-4.x, es extremadamente probable que el motor de iCab 3 no compartiese nada con su predecesor, salvo por el hecho de que hacía que funcionase el navegador iCab.

Post relacionados
Dejar un comentario?

0 Comentarios.

Deja un comentario