Canción: Los patinadores, de Emile Waldteufel

jun 20th, 2005 | By | Category: Clásica

Uno de los valses más conocidos de todos los tiempos, presente en todas las recopilaciones de música clásica navideña, Los patinadores, de Waldteufel, ofrece una de esas melodías que posteriormente se tararean una y otra vez, con la felicidad que transmite una música que busca, esencialmente, agradar.


En la iTMS, según busques por Les Patineurs, The Skaters Waltz, o Waldteufel, obtendrás diferentes versiones. Casi todas versiones del clásico, aunque hay algunas curiosidades, como la versión impagable del “silbador” Ronnie Ronalde The Skaters Waltz

Sin embargo, conociendo el espíritu afable y feliz de Waldeufel, nosotros nos quedamos con la versión de los Boston Pops, la orquesta de música clásica más conocida del mundo, y que busca, en esencia, lo mismo que el optimista Emile.
Les patineurs (The Skaters Waltz, Op. 183): Waldteufel: The Skaters' Waltz (Les Patineurs, Op. 183)

Sobre Emile Waldteufel:

Fecha de Nacimiento: 9 de diciembre de 1837 en Estrasburgo
Fecha de Muerte: 12 de febrero de 1915 en París
Nacionalidad: Francés
Período: Romántico

Tal como Johann Strauss, Emile Waldteufel provenía de una familia de músicos dedicados a la danza. Su padre Louis había dirigido una prestigiosa banda y su hermano Leon era un conocido músico. Waldteufel tenía siete años cuando la familia se trasladó a París para que su hermano Leon estudiara violín en el Conservatorio. Emile viviría en París por el resto de su vida.

Waldteufel también estudió en el Conservatorio entre 1853 y 1857, teniendo como maestro a Marmontel y entre sus compañeros a Massenet. Entretanto la orquesta de baile de la familia se convertía en la más conocida de París, siendo especialmente requerida en los salones durante la época del Segundo Imperio de Napoleón III.

En 1865 Waldteufel fue nombrado pianista en la corte de la emperatriz Eugenie sucediendo a Joseph Ascher y teniendo como labor interpretar tanto en la corte de París como en Biarritz y en Compiegne. Desde 1867 la orquesta Waldteufel actuó en los fastuosos bailes de Napoleón III en las Tuileries.

Después de la guerra Franco-Prusiana la orquesta nuevamente dirigió los bailes presidenciales en los Elysee. Pero hasta entonces las danzas de Waldteufel solamente eran conocidas por una limitada audiencia. Fue cuando tuvo unos cuarenta años de edad que recién alcanzó fama internacional. En octubre de 1874 actuó en una velada asistida por el Príncipe de Gales, el futuro Eduardo VII. El príncipe le felicitó sobretodo por el vals Manolo y aceptó ayudarle a promover su música en Inglaterra.

El resultado fue una extensa colaboración con la firma londinense Hopwood and Crew. Y ya que la firma tenía entre sus dueños a Charles Coote, director de la Coote and Tinney’s Band, la principal orquesta de baile de Londres, las obras de Waldteufel ingresaron a los programas musicales en los State Balls de la Reina Victoria en el Palacio de Buckingham. Por varios años la música de Waldteufel dominó en aquellos programas, generando para él una fama internacional cada vez que producía nuevas obras, como ocurrió con el famoso Les Patineurs de 1882.

Su editor francés Durand estuvo forzado a adquirir los derechos en Francia de aquellas obras de Hopwood and Crew. Así lo hizo más tarde a firma alemana de Litolff, en cuyas ediciones las obras aparecieron con nombres alemanes algo diferentes. Además, y para adecuarse a los gustos germanos, Litolff inició en 1883 un sistema de numeración de opus retrospectivo. Así comenzó con el 101 para permitir la posterior edición de antiguas obras y por otras razones hubo varias que fueron numeradas fuera de la secuencia cronológica.

Waldteufel apareció en Londres en 1885 y en Berlín en 1889, mientras que en 1890 y 1891 condujo en los Bailes de la Opera de París. Su orquesta continuó proporcionando música de danza para los bailes presidenciales así como para otros eventos sociales hasta que en 1899 él se retiró. Continuó componiendo pero su estilo ya estaba fuera de moda. Su esposa, la cantante Celestine Dufau, con quien había tenido tres hijos, moriría un año antes que Waldteufel en 1914.

A diferencia de la música de Johann Strauss hijo, la de Waldteufel no escala grandes alturas estructurales, sino que prefiere centrarse en el agrado a través de la gracia de sus melodías y armonías. En comparación a las creaciones “más masculinas” de Strauss, las de Waldteufel parecieran tener un toque “más femenino”. Y a diferencia de su colega, Emile conducía con batuta en vez del arco del violín y componía en piano antes de orquestar sus obras. La orquestación estándar de estas partituras era para cuerdas, vientos, dos cornetas, dos cornos, tres trombones y tuba, más timbales y percusión.

Sacado de aquí, que a su vez lo tradujeron de aquí.

Sobre los Boston Pops:

La versión “veraniega” de la Orquesta Sinfónica de Boston, el fundador de la misma, Henry Lee Higginson, la concibió en 1885, tanto para dar trabajo a los músicos de la Orquesta Sinfónica de la ciudad durante los meses en que no había conciertos (seis meses en aquellos tiempos) como para ofrecer programas “ligeros”, emulando las orquestas al aire libre que había conocido en Alemania mientras estudiaba.

Con el primer concierto de The Boston Pops se inició lo que se ha convertido en una auténtica institución americana en cuanto a la difusión de la música clásica, con giras anuales por todo el país y decenas de discos fomentando el conocimiento de la música clásica más “ligera”.

En las grabaciones de los Boston Pops no se buscan protagonismos, ni intensidades creadoras. Todo se envuelve en el mejor celofán para atraer al público “no iniciado”, con el propósito de pasar una velada amena y entretenida por los “clásicos de la música clásica”.

Sitio web de los Boston Pops

Comments are closed.